miércoles, 31 de diciembre de 2014

Capítulo 33 "Mándeme al carajo nomás"

Capítulo anterior

ME ABURGUESÉ ¿Y qué pone esa cara? ¡Algún día tenía que pasarme! ¿No vio usted acaso que los héroes, los grandes seres, los magníficos/as carismáticos/as que han aportado a la historia giros dignos de mención siempre terminan mal? El poder los corrompe, se vuelven psicópatas, se traicionan y/o ABURGUESAN. En negrita, porque es claro que tuve el carisma de los extraordinarios ¡Hube de nacer con la neurosis de los grandes! Pero mi carisma es cosa del pasado pues hoy he caído como chorla en las fauces de vuestros halagos, de vuestra zalamería,  adulación y carantoña ¿Vuestros? (Pregunta usted con sus ojos perplejos) ¡SI, VUESTROS! Porque “La culpa siempre es del otro” y “Sólo sé que no sé nada” son las máximas para caer siempre bien parado y, en este caso, la culpa de mi desgracia es DE USTEDES ¡Porque resulta que los lectores que antes me mandaban al carajo ahora me halagan! ¡Me han tomado simpatía! Me dan pistas de por dónde han visto a Jesús Quintero ¡Ayer estuvo aquí en Lepe!, me manda por face una chica ¡Pasado mañana le entregan un premio en Huelva! –, me comenta otro en el blog... ¡Y no se ría! Que yo la estoy pasando más que fulero porque cuando al idealista empecinado (yo) lo injurian, cuando el carismático es contradecido entonces se envalentona, toma fuerzas, va contra las puteadas, los molinos de viento y la mar en coche pero si me halagan, vieja… cagamos la fruta, es como tirarme criptonita...

Así que desde hoy, papafritas míos, el mediocre club de la burguesía tiene un nuevo miembro por lo que de ahora en más seré incapaz de afrontar cambio alguno, voy a ser solidaria porque es bien visto serlo sin preguntarme si hago el bien o el mal, seguiré sumisa y ciegamente la rutina, imitaré prejuicios, perjuicios y no aceptaré de ninguna manera ideas diferentes ¡Aunque digan que las creencias son relativas! ¡No me importa, no me venga con cosas raras! ¡La realidad es la que veo por la televisión y basta! ¡La realidad es que el rico es bueno y el pobre es malo! ¿O era al revés? ¡La realidad es que la muerte es mala, la vida buena! (Ja!) ¡La realidad es que Paula de Gran Hermano usa pasta dental de frambuesa JAJAJA! (Debo reírme de lo que todos ríen) La realidad es que siendo parte del rebaño obediente que nada cuestiona salvo lo que se cuestiona me siento segura ¡PERO ME ANGUSTIO!

Así que ya no sé qué pensar ¿Pensar? (Dice usted y me hace pensar) ¿Para qué pensar? ¡Mire todo lo que han pensado todos los que han pensado y seguimos estando como el culo! La rutina da seguridad, la seguridad mata el amor... pero todos la piden, todos quieren la seguridad y yo no quiero importunarla pero seguro terminó preso ¿Se acuerda? (No) (Capítulo siguiente pinche acá)

Continuará... (Si me manda al carajo)


No hay comentarios.:

Publicar un comentario