domingo, 7 de mayo de 2017

Capitulo 97 "No hay nostalgia peor"

Capítulo anterior

No lo dijo Gandhi pero lo digo yo que soy HARTO RESPETADA ahora que he ido tras mi sueño como dice el cartelito del face; digna de respeto soy ahora que he cruzádome el planeta con una mano atrás y otra adelante para obedecerla a usted que puso en la red social: “Nada ha cambiado excepto mi actitud por eso todo ha cambiado” (aunque yo la veo pantufleando como siempre). ¡No lo dijo Susana Rocasalvo pero lo digo YO que soy digna de ser escuchada después de haberme perdido ya cuarenta veces en esta puta ciudad por ir tras mi leyenda personal! Sí, la que se pierde soy yo pero la puta es la ciudad, al igual que USTEDES llaman pringaos hijos de su mala madre a los afanancios del parlamento pero los que emiten el voto son etc. ¿Y qué es lo que digo yo que no dice Gandhi, tanto aspaviento? (No se pregunta usted) Pues que habiéndome dado cuenta de que el quid de la cuestión es vivir para escribir, meterme en bretes para hacer que la historia avance, dar lugar a los acontecimientos que por ahí andan esparcidos y me van sorprendiendo es que atendí el teléfono esa mañana lluviosa.

Había decidido no verlo más ¡Basta con esto porque te hace mal, Marina! (Me hablo a mi misma porque no tengo contacto con otros seres, soy fóbica) Definitivamente hay que escapar de lo que nos estremece demasiao y sabemos que no va a durar, vieja pantufla, porque es imposible disfrutarlo ¡Sufrimiento asegurado es todo esto al final! Si el tipo este vive en Sevilla, me lleva 35 años y yo vivo del otro lado del planeta; él no se va a ir a Buenos Aires conmigo porque tiene su vida hecha acá, su trabajo, su mujer. Al menos que escriba en este blog que se viene conmigo, claro, entonces sucedería pero por ahora el relato necesita que el amor sea imposible y atenti porque quiero experimentar eso de volverse viral así que estoy por agregarme una enfermedad terminal, aun no decido cual pero estoy empezando a toser… Y ya lo dice la frase: si queres hacer reír a dios contale tus planes:



Estaba yo en la terraza del hostal planeando mi viaje a la Alhambra porque tenía que rellenar el aburrido tiempo que me quedaba en Andalucía (sin el loco) con alguna pavada de turista, hacer mis tareas de desapego como había decidido, poner ya mi mente en Argentina y en mi vida  caucásica a la que regresaba en una semana. Acababa de comprar el boleto a Granada cuando SONÓ MI TELÉFONO CELULAR (sonamos...), miro el display… ¿Y cómo no atender al cuerdo de Andalucía? Que fuera ya para la casa, que me esperaba ahí, que había podido hablar con no sé quién y que íbamos a hacer un trabajo a no sé dónde… Parece que al hombre le divirtió esto de escribir viviendo. Me empezó a temblar la voz, la mano, el alma, el ipad, el precario nokia y la mar en coche también... No dudé un segundo, bajé volando la escalera, agarré una camperita liviana y salí para lo del loco porque no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió. (Sigue en el 98, pinche acá y va)

Continuará...

3 comentarios:

  1. Quid pro quo, mi niña, decía Mau... digo: Anibal; quiero decir: Lecter. Yo comento, usté responde... y ansí. A cara de rope, como pro metió Don Fayt: primero la Mad-ama... Y cumplió como un caballero. En cambio yo, de puro chistoso quise timar a Mefisto a cambio de ver a Cleptopatra engayolada... y a quíd me tiene. Suyo, lo que quede de mi...

    ResponderEliminar
  2. Che, papusa... oui: https://www.youtube.com/watch?v=7I7u_XLtFa0#t=145.710687 ...à ses pieds ...

    ResponderEliminar