viernes, 27 de octubre de 2017

Capítulo 118 "Correspondencia"

Capítulo anterior

Me senté frente a La Giralda entre desconcertada y emputecida, pelé mi banana made in Canarias y le di un mordisco catártico. Y bueno, esto estaba en los planes, Marina… ¿Pero cómo puede ser? ¡Me vine desde Argentina, cargué crédito en mi gallego teléfono para llamarlo y el tipo me dice que está durmiendo la siesta! ¡Al final es un fresco! ¿Quién se cree que es! ¿Se cree Dalí?* ¿Se cree Perón? ¡Se siente con derecho a no tirarse por la ventana pa recibirme todo contento? ¡Hala, que Evita ha regresado, Hesú! (No pretendo que cache mi humorada, vieja gallega) Y es esto que hacemos tanto, ¿no?, enojarnos cuando no nos corresponde el que se nos antoja que nos corresponda de la manera que se nos ocurre nos debe corresponder. Enojarnos como si nuestro valor dependiera de que el otro nos reconozca.

En fin… ya un poco no menos intranquila terminé la banana, la cocacola y fui a saludar a mi Guadalquivir. Recorrí los rincones que me traían recuerdos y con ellos inspiración, el tour Quinteriano, más adelante voy a hacer plata con ello, el lugar de mi suicidio será el más visitado: Suicidose ella porque él le negó el final de la historieta por estar durmiendo…. (calamitoso, dirá el epitafio). Y fue llegando a la Plaza España que decidí no volver a llamarlo porque ya esto es pasarse de la raya… pero por el puente de Triana había cambiado nuevamente de opinión.

Fluctúo casi conscientemente todo el tiempo entre la cordura extrema y el impulso desmedido, y es este último, señoras, el que termina llevándome de nuevo a la primera. El impulso desmedido trae con él consecuencias, emociones contradictorias variadas que luego analizo con lujo de detalles llegando así a conclusión ninguna, generalmente. Ya lo decía Menard: no hay ejercicio intelectual que no sea finalmente inútil.

De vuelta en el hostal de media estrella, siendo las 20 horas en Sevilla, me acordé de lo despiolado que es este hombre y de cuantas veces tuve que darle mi teléfono dos años atrás, y que él piensa que lo tiene hasta que te quiere llamar, entonces se da cuenta de que no... Ella había sido mi aliada y lo comunicaba conmigo cada vez pero ahora, a sabiendas de que la escribetutti la ha metido en el relato, no creo tenerlas todas conmigo... Entonces decidí que iba a dejar pasar un día para que se olvide del secuestro, impulso desmedido ocurrido en el capítulo anterior, y luego, como hace dos años, blog bajo el brazo, lo esperaría en la mesa en la que ahora me encuentro. ¿Estoy enamorado? Sí, porque espero, decía Barthes… (Sigue)

*Mario Mactas, periodista argentino, se llegó un día hasta España con deseos de entrevistar a Salvador Dalí, lo atendió Gala ¡Vine desde Argentina para ver al señor Dalí!, le dijo Mario a lo que ella respondió ¿Y eso por qué tendría que importarme?

Continuará…




No hay comentarios.:

Publicar un comentario