jueves, 10 de julio de 2014

Capítulo 11 “La copa que todo lo puede”

Capítulo anterior "Ángela Merkel y el fracaso de su éxito"

¡Que nada empañe esta victoria! ¿Me ha escuchado señor pesimista? ¿Señor Pum para abajo? ¿Señor que lucha preocupándose desde casa por los derechos humanos e ideales del mundo, la jubilación de los ancianos, la salud pública, los caballos apaleados y los pasteles de papa orgánica? No dejaré que me arruine este bello momento ni con lo de los fondos buitre, ni con el caso Nóos, ni con que Rial no le responde los mensajitos a la niña Loly ¡Se calla! Disfrutaré de la victoria ante Holanda y de paso le comento ¡El mundo es como es, entérese! No como usted quiere que sea pero parece que unos cuantos aún no se han dado cuenta por eso es que yo le traigo aquí la primicia (me gusta torturar con eso a los idealistas). Así que se va a su casa a tomar el rivotril y nos deja a los optimistas, a los pum para arriba, a los que nos gusta vivir la vida al máximo, colgarnos con las banderas como monos del techo del metrobus tranquilos, que es de vidrio y por ahí se rompe y se mata alguno, pero todo por la alegría, no se confunda.

¿O hay algo mejor que morirse de alegría? Morir de pasión es lo más bello que existe, señor vinagre, señor muerto en vida y con esto lo dejo mudo: “Lo que se llama una razón para vivir (ganar el mundial, obviamente y aunque sea jugando como el culo) es, al mismo tiempo, una excelente razón para morir”, lo dijo Camus así que no puede refutarme absolutamente nada. Y ya lo veo, eh, ya lo estoy viendo venir con lo de Israel y no lo tolero ¡Porque lo de Israel pasa siempre, querido! Desde que tengo uso de razón se matan como locos en aquella zona, se ve que son tipos jodidos, no habrán tenido afecto de chicos o algo por el estilo y es OBVIO que esto también es un argumento suyo para aguarme la fiesta porque como usted no se permite disfrutar no quiere que disfrute nadie ¡Bien egoísta! ¡Bien yo yo yo, lo suyo! Si lo conoceré, mire, es capaz hasta de agarrarse una peritonitis para llamar la atención porque no se aguanta no ser el centro por un rato y con esto cagarle los penales a todo el mundo ¿O no?

Ahora, entre nosotros ¿Por qué no se permite ser feliz? Permítase ser feliz ¡La vida es bella! ¡La vida es para disfrutarla! ¡Ha ganado la selección! ¡Ha ganado la esperanza! ¡Ha ganado la patria! Espero pueda verlo a tiempo, le queda el domingo, no sea tonto (pausa larga). Y yo ya lo sé, no soy estupida ¿Usted quiere verme dando el brazo a torcer, no? ¿Quiere verme quebrar? Lo conozco como si lo hubiera parido, mire, y le voy a dar el gusto, así se queda tranquilo: sé que la vida es una locura, ya sé que está patas para arriba el asunto pero si no nos damos cuenta la cosa se lleva mejor, ¿entiende? Si no sabemos lo que pasa es más ameno todo. Venga conmigo, no sea boludo, póngase la venda en los ojos, esa celeste y blanca, sí, y cantemos todos juntos y fuerte ¡FUERTE! Porque si no, se escuchan las bombas de Gaza. (Vuvuzelas) (Capítulo siguiente pica acá)

(Mire si podrá con todo la copa que lo dejó afuera a Quintero)

Continuará...


7 comentarios:

  1. Pirula: M'ija... alguien te lo tiene que decir. Visto, que ya debe, Jesus, haberse percatado de tu existencia y ansia; y considerando, al ver tu foto y posición, que cualquier hombre entre 13 y 99 años te hubiera llamado a menos que sea... Técnicamente un anciano como yo, desearia tenerte al costadito del sillon, aunque fuera para apoyarte el... vaso de whisky. Mis respetos

    ResponderEliminar
  2. ¿Es un desalmado, no? Démosle un tiempo más y si no se apiola nos emborrachamos juntos pa no llorar, primo.

    ResponderEliminar
  3. No metamos el Alma en estas cuestiones, mija! Quizás sea, apenas, una otra cosa... Pero si darle... digamos 'tiempo', es su afán, adelante. Como dudo que el mentao se apiole, mientras llega el día en que, de puro solidario, le acompañe en la enajenación mutua pa'... digamos, no llorar; ¿tendría la amabilidad de ampliar un poquito la foto? Desde ya, le agradezco. Pa' servirla...

    ResponderEliminar
  4. Ayayay, primo... dejar el Alma afuera se complica pues con ella escribo. Y en cuanto a la foto le propongo lo siguiente, primero usted entrevista trece noches a don Antonio Gala y luego yo se la amplio ¿Que le parece, mentao?

    ResponderEliminar
  5. Ay, mi niña! si me parecen Mil y una, esas trece noches de Gala, en estos últimos años de desolación... ¡ni aunque fuera Sophia! Aún así, le deseo que la halle, por fin, su perro verde. Mis respetos...

    ResponderEliminar
  6. Me gusta como escribís, desolao. Mis respetos para vos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Le pelé el lomo al ratón, mi niña... que halago! Si hasta la presbicia se conmovió... Permítame un consejo, deje a Jesus con su cruz, adopte un cusco, y si le place lo tiñe; pues si algo aprendi, de gusto, es que todos los perros son verdes. Gracias, Marina!

    ResponderEliminar