jueves, 17 de julio de 2014

Capítulo 12 “¿La victoria es el gol o la gambeta?”

Capítulo anterior

¡LO HICE! Me animé a mandar finalmente el puto mensaje de texto a Jesús Quintero porque el efecto Mascherano no envalentonó solo al chiquito Romero en los penales contra Holanda. Sí, ya sé que el tema quedó viejo pero es que no pude terminar el capítulo antes porque estuve trabajando, yo no vivo de esto, si viviera de esto no estaría escribiendo lo que se me da la gana sino lo que se le da la gana a mi empleador ¿Comprende? (No) Así que, volviendo al tema, Mascherano también me ha salpicado de valor a mi por lo que después de un mes de noches insomnes con el número de teléfono del loco en frente mío, luego de trabajar arduamente las fobias, el miedo a lograr la meta, meta video del Chopracenter agarré el celular sin titubeos y armada de valor marqué su número ¿Y luego? El SEND del tú puedes, el SEND del libre albedrío, el SEND de hasta la victoria siempre.

¿Y quiere que le diga una cosa? (Hoy vamos a ir sin ironías porque amanecí medio Gandhi, intentando algo distinto) La victoria no es que me responda Jesús, la victoria es que me animé, que di el pasito que tanto me costaba, que hice algo diferente a lo que siempre hago que es desistir al primer intento si no logro lo que quiero. Porque nos enseñan que lo importante es ganar y no competir aunque quieran disimularlo con la célebre frase que espeta lo contrario; nos enseñan que lo importante es escribir en el diario taquillero y no escribir a gusto; lo importante es que me lea mucha gente, ser bien pagada, ganarme el premio, ser reconocida o aceptada por los reconocidos (esto último sería como viajar en segunda clase del Costa Concordia).

Sí, posiblemente si yo contara con alguno de estos condimentos ya hubiera dado con Jesús porque a él le habrán enseñado lo mismo que a todos ¿Para qué diario escribe? ¿De qué canal es ella?, preguntará él ¿Cómo? ¿Que a dónde quiero llegar con todo esto? ¡Pues no sé bien aún, ya se armará algo, señorita lógica! No sé si el tema de esta crónica son los valores, la victoria o la soledad de vieja, todavía, pero ¿Ve? ¡Aquí la agarré! ¡También usted es una exitista! Quiere el resultado, quiere usted una crónica exitosa, que le diga cosas interesantes si no, siente que es tiempo perdido y puede ser, eh, nunca entendí qué significa no perder el tiempo ¿Será acaso trabajar como momia diariamente para pagar los impuestos? Perdón que le diga momia, la verdad es que nunca he querido mucho a nadie (no se ofenda, es un problema suyo, no mío) por lo que tampoco me han querido mucho a mi. Yo no megusteo en facebook entonces no me megustean y así es la cosa: nadie te quiere si no te necesita y todo lo que hacemos es para ser aceptados por los demás.

Por eso buscamos el éxito, porque entonces todos nos querrán y no nos quedaremos solos.... Y aquí imagino que se han hartado así que me siento algo confusa pues escribo lo que quiero pero nadie gusta de ello por lo que me quedaré sola de vieja... pero está bien, dicen que para perder el miedo hay que enfrentarse a él. Además si las emociones no son confusas no son emociones ¿Ha visto? La crónica se termina y no hemos ganado nada, no logramos victoria alguna ni le he dicho algo interesante. Con suerte esto lo leerán unos pocos, Jesús no me responderá y sin embargo yo la pasé bárbaro escribiendo. Y vamos con el epílogo que es más bien una perogrullada para cerrar: nos enseñan de chiquitos que el gol es lo que importa, que nuestra dicha depende del resultado y no sé usted pero yo siempre disfruté mas de la gambeta. ¡Claro que he jugado al fútbol, mija, no hablo de oídas! (Siguen en el capítulo 13, pica acá y va)

Continuará...


11 comentarios:

  1. Lo último que me faltaba... envidiar a Yemanjá! (glu, glu, glu...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué la envidia, primo?

      Eliminar
    2. Pues, mi niña... porque la diosa está en todas las aguas. (Primo, es mi nombre de pila. No condimente con culpa, mis fantasias... que así saben bien.)

      Eliminar
    3. Sin embargo, mi niña, parece que existe el grado parental de primo abuelo. Ay!, deberé entregarme a los fantasmas, en la intangibilidad del ciberespacio, lejos de las leyes de los Hombres... sin soltarme de las del buen gusto. Mis respetos...

      Eliminar
    4. Pues mis abuelos vienen de Valencia, Gandia ¿Seremos parientes, che?

      Eliminar
    5. Por lo que decian, mi niña, lo mio fue un fixture de futbol: Portugal - España... y el ganador final con Italia. Che...

      Eliminar
    6. Ay, penales mal cobrados y perro andaluce sin domesticá, me inspiró una crónica, mi niño.

      Eliminar
    7. Crónica, dijo, mi niña? Que coincidencia... como la mayoria de las pocas cosas que me quedan. Pa' servirla!

      Eliminar
  2. ¿ Y por qué debe haber una razón para todo ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si para todo debe haber una razón, pero para dar con Quintero parece que necesito una y muy buena...

      Eliminar