domingo, 14 de diciembre de 2014

Capitulo 30 “Sevilla, el principio del fin”

Capítulo anterior

¡¡LA HE CAGADO!! ¡¡¡SAQUÉ BOLETO PARA SEVILLA! Y ya seeé... ya seeé que no le importa a nadie pero si no me toco yo la fanfarria, si no lo digo con tono de importancia no me importaría ni a mi, vieja... Además es calamitoso pero en estos tiempos que corren no se puede empezar un capítulo sin signos exclamativos pues imagine que usted viene de ver la noticia de que ¡¡¡EL EBOLA ACABARÁ CON TODOOOO!!!! (Salvo con mi padre que es invencible) Y anteriormente había leído en el face que ¡¡¡BELÉN ESTEBAN HA RECIBIDO POR EQUIVOCACIÓN UN MENSAJITO DE KIKO Y SE HA DESCOMPENSADO!!! ¿Cómo empezar mi capítulo sin hacer escándalo y sin fracasar en el intento? Imposible...

¡Y USTED ES UNA JODIDA! ¡Porque yo sé que lo que quiere es una heroína brillante! ¡Una estrella con pelo al viento! ¡Una protagonista exitosa, glamorosa, victoriosa para envidiar y desear eso que yo tengo y usted no! ¡Debiera casarme con Iker Casillas o con Manolo Galván! ¡Debería yo tener seis millones de seguidores y entonces usted megustearía todo lo que escribo, me compartiría en su face e incluso Jesús ya me hubiera o hubiese puesto atención! Pero volvamos a lo que importa (nada). Ocurre que he leído a Schopenhauer y el tipo dice que la vida es una broma de mal gusto porque en cuanto se alcanza lo que se desea el aguijón del aburrimiento arremete nuevamente sin piedad. ¿ME COMPRENDE? La he cagado fiero porque el pasaje a Sevilla no se puede devolver.... ¡Nefasto lo que me toca vivir! ¡MÁS QUE HORROROSO! Porque imagínese usted, llegar a Quintero ¿Y después qué? Con lo que escasean las metas que valen la pena, con lo que me cuesta encontrar algo que me galope el corazón... Por primera vez siento que he llegado demasiado lejos (o demasiado cerca)...


Pero (epíloga palabra)... dicen que no hay que ahogarse en un vaso de agua así que intentemos lo del vaso medio lleno: cuanto más lejos coloque uno su meta, más lejos llegará, así que podría permitirme por esta vez enviar al carajo a Schopenhauer, ¿no? Seguir adelante sin preguntarme mucho y menos que menos cómo voy a pagar mi alquiler en Argentina cuando vuelva del viaje.

Acabo de forjarme destino para el mes de junio de 2015 y cuando el pesado de Arturo insista en contrariar a la gente diciendo, por ejemplo, que no hay viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige yo le diré que se lea el capítulo uno de este blog, el del impulso, el del puerto incierto. Me leyó Juan Campanella, conocí al chiflado Coto Matamoros, al presidente Luis Pineda, al pesimista sublime Salvago, al idealista mundialista Santiago Pont Lezica, tengo un agente en España y lo mejor: me vengo salvando de conseguir marido pues desde que fui poseída por este blog no asomo la nariz al mundo. Así que allá me voy, drogados míos, en busca de destino, construyendo camino, con la sonrisa despeinada de ir en contra de los vientos. (Capítulo siguiente pirque acá)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario