domingo, 30 de agosto de 2015

Capítulo 57 "Menos mal que todo va mal"

Capítulo anterior

(A cuatro de Sevilla, me està agarrando el panic...) ¡No me desdiré! ¡Lo que dije lo dije! ¡A otra cosa mariposa ! ¡Si te he visto no me acuerdo! ¡Usted es una pusilánime y la vieja perdularia a su lado también! (Las insulto porque sé que eso atrae lectores aburridos y sin esperanza, no porque las odie, no se ilusione). Y al final tiene usted razón, soy una resentida social ¡Una disgustada quejumbrosa! ¡Una buscapelo al huevo! ¡Una miradientes al caballo regalado! Pero menos mal, vieja vituperante, menos mal que mi vida no está resuelta ¡Por fortuna ninguno de los actores que quiero para mi obra ha confirmado nada! ¡Dichosa de que el idealista mundialista Santiago Pont Lezica (dueño de la radio argenta) habló con Quintero pero todavía no hay novedades! ¡Afortunada de que Gala no ha respondido NUNCA MÁS! ¡Jesús no atiende el teléfono y Campanella menos que menos! ¡A dios gracias desde que saqué mi pasaje a Sevilla estoy en bancarrota, tengo ataques de pánico, me sigue leyendo nadie y en lugar de entender más al mundo cada vez lo entiendo menos!

MENOS MAL QUE TODO VA MAL (mal que nos pese), porque  si mi existencia fuera plena y feliz, si dónde yo pusiera el ojo pusiese la bala el mundo dejaría de doler y si el mundo no duele dejamos de tener problemas... (Aterrador, ¿no?) Así que aquí viene entonces el momento solemne en el que agradezco a los señores obstáculos (todos de pie), incluso a mi miedo, primero porque gracias a ellos escribí todo lo que escribí hasta ahora y segundo porque creo que si tuviera a Quintero delante no sabría qué decirle. Ese es el problema (o la ventaja) de no saber qué se quiere en esta vida. Problema porque imagínese, después de cruzar el Atlántico tenerlo delante y no saber qué decirle, para qué lo busco... el hombre seguiría su camino luego de verme de arriba a abajo ¡Loca inconsistente! (Diría) O ventaja, sí, porque quizá gracias a no saber qué coño decirle no cruzaríamos palabra y así no descubriría que en realidad lo interesante era lo que yo imaginaba de él.

Y honestamente usted me tiene podrida así que acá la dejaría, reflexiva, confusa y meditabunda, muriendo en el fallido intento de encontrar a este palabrerío idiota algún sentido (lo mismo que a la vida) pero según mi intuición (fallida) la crónica quedaría corta así que le aconsejo que si no tiene un problema se lo busque porque además de amenizar el camino hoy día cotiza bien tenerlos. La gente con problemas es ayudada, justificada, indemnizada, homenajeada, retuiteada, perdonada ¡FELICITADA! ¡ENTREVISTADA! ¡GALARDONADA! Tener problemas está muy bien visto (aunque en general no se buscan) ¡La gente hoy del obstáculo hace su gloria! (no dijera Dostoievski) y no puede discutirme pues soy la viva prueba del delito: de mi neurosis he parido este (extra) ordinario blog. Como dijo algún fulano: En lo seguro no hay atractivo, en cambio el riesgo cobija quien le dice una esperanza. (Capítulo siguiente pinche acá)

Continuará...


5 comentarios:

  1. Creo que una de las mejores cosas de tus entradas es que dejás para el final lo mejor. No es que uno escanee, o tal vez sí, pero esas frases disparadoras de pensamientos, aunque sean contrarios, es un buen motivo para volver a leerte.

    "En lo seguro no hay atractivo, en cambio el riesgo cobija quizá alguna esperanza".

    Lamentablemente, cientos de compañías de seguros, bancos que hacen préstamos hipotecarios/prendarios, personas que prefieren trabajar en tareas administrativas a salir a vender, mujeres que promueven el concepto de "billeteras asesinas de galanes", hombres que prefieren mujeres accesibles, aburridas, previsibles en lugar de practicar onanismo o el celibato, etc. etc. dan por tierra con esta frase. Y la esperanza de un motoquero es llegar vivo al destino. Los buscadores de riesgos suelen hacerlo no por una cuestión de esperanza, sino porque son "adrenalin junkies". No Fear, es su código. Igual si algo odia y a su vez envidia, la sociedad, sobre todo la de manada, es a estos temerarios, que cuando triunfan, encima son tildados de suertudos. La dramaturgia no es una disciplina para solitarios pero "si te gusta el durazno, bancate la pelusa".

    PD: en cuanto al "no me lee nadie", sepa ud. señora, que así es como se crean los blogs de culto. Espero sea consuelo suficiente. Saludos, PP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Blog de culto? Suena importante eso. Reflexionando sobre tu comentario llegué a pensar en si los politicudos de turno no nos estarán haciendo las de San Quintín desde tiempos remotos en pos de nuestro riesgo y esperanza. De psicología humana deben saber más que nosotros ¿No? ¿O no? ¿Pagar impuestos será ser un adrenalin junkie?

      Eliminar
    2. Y sí, puede ser importante pero hablando de pagar impuestos, con los de culto, Ganancias seguro que no te va a tocar. Igual estimo que impuestos, salvo el IVA o los que fuman, beben y andan en auto, no los paga nadie. Acá la adrenalina viene por el lado de los que se juegan a hacer un depósito a plazo fijo o compran una casa en cuotas fijas en dólares.

      Eliminar
    3. JA, hay que escaparle a las Ganancias y al ansia de seguidores, hay ahí un desafio diferente e interesante. Creo.

      Eliminar
    4. Laureles versus perejil, Alta visibilidad vs. anonimato, tomatos-tomatoes,,,

      Eliminar