jueves, 16 de junio de 2016

Capítulo 78 "Periodismo en ruinas"

Capítulo anterior

Veinte minutos de mafia
La perilla cede, la puerta se abre, el silencio es total en la colina ¿Salgo? ¿No salgo? ¿Grito? ¿No grito? A los miedos hay que enfrentarlos retuiteó el señor cobarde, claro, pero muchas veces el temor nos salva de la muerte ¿Mire si ella está esperando a lo Annie Wilkes tras la puerta? ¡Crimen pasional en la colina, como quería mi mare! Sería el final ferpecto, ¿no? Lograríamos miles de lectores PORQUE LOS LECTORES QUIEREN DESGRACIA, además saldríamos en todas las portadas, yo ya muerta pero qué importa ¡LO QUE IMPORTA ES ESTAR EN LAS PRIMERAS PLANAS! Y si no me cree le pregunta al amigo Luis Pineda.

Román, el buen compañero
Lo conocí al comienzo de este camino, me había pedido una propuesta, si estaba buena me comunicaría con Jesús. Y la propuesta trataba, justamente, sobre los que enferman de poder; pasear a los poderosos de turno como los fantasmas a Scrooge en el cuento de Dickens, intentar llevarlos de viaje hacia su conciencia a través de la entrevista con el loco en el timón. ¿Será que tienen conciencia? ¿Será que la tengo? ¿O estaré escribiendo esto a ver si logro mis veinte minutos de fama aprovechando el despelote mediático? ¿Seré como los colegas que hoy crucifican a “Quintero, el explotador de negros” ("negros" que vivieron años gracias al trabajo que él les dio) por unos cuantos megusta? ¿Seré miserable como los que critican a este periodista que “...con semejante trayectoria ha terminado en la ruina...”? ¿O en la ruina están Jesús Maraña, Manuel Román, Lucas Haurie, las pelotudas de Vértele, Inés Ballester, Alba Carillo, las impresentables de Salvame (y su público), el “académico” Antonio Burgos y algún otro burro (como usted) retuiteando sin chequear la información primero? ¿Querrán estos desahuciados matarlo de un ataque al corazón para luego sacarse los ojos por la primicia del loco entierro? Seguramente el que la consigue liga un ascenso.


Y usted dispense el desvío del relato pero leer por un minuto los diarios en internet me sulfuró... Quintero no necesita aclaración, si hoy no está haciendo nada es porque no le interesa. Quien lo siguió lo sabe y quien lo conoce de cerca además de intuir que es buen tipo se enamora, quiere inmolarse con él, escucharlo reflexionar hasta que las velas no ardan, irse de parranda, emborracharse, lavarle los calzoncillos, aprenderle las mañas, las locuras, las corduras, las equivocaciones porque el que tiene boca se equivoca y el que camina a veces se cae. Lo interesante es volver a levantarse; nadie es ferpecto (y menos usted). (Sigue en el 79, pica acá y va)

Continuará...


4 comentarios:

  1. "Y a quien no le interesa no le importa"... practique el onanismo con quien quiera, pero no me venda velas, cuando quiera adorar a alguien será por justicia no por alardes de espiritualidad estructurada. Ya ve, todos podemos ser un Max Estrella, extraños demagogos y adorables decadentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es una excusa, Groucho, todo. Ahora que el loco está "en problemas" encuentro nuevamente mi motivación y ando vendiendo velas para juntar plata y poder ayudarlo ¿en serio no necesita, no le importa, no le interesa?, mire que las tengo rebaratas, eh, ande, no sea gallego.

      Eliminar
    2. Y de paso ¿me retuitea?, realmente quiero esos veinte minutos de fama, por favor!!

      Eliminar
    3. Parece un cuento de veras fascinante, afirmo... como voyeur entre tinieblas y hierofante mudo, guardo secretos inconfesables.
      http://www.larazon.es/lifestyle/gente/la-ruina-que-vuelve-loco-a-jesus-quintero-BL12805217

      Eliminar