jueves, 2 de noviembre de 2017

Capitulo 121 "Dolor y critica"

CAPITULO ANTERIOR

Y la crítica nace del dolor, así que este es el momento de encontrarle los defectos y hablar mal del muso inspirador, al menos por el día de hoy. Cuando uno está triste el enojo nos salva las papas por un rato. ¡Egoísta es! (Como usted y yo) Porque este hombre no sabe las peripecias que tuve que hacer para poder estar en su tierra esta vez... Ni tiene por qué, ya sé ¡pero déjeme despotricar que vengo embalada! Porque dos años son dos años y en usted y en mí puede que no se note mucho pero en mi madre que anda por los setenta y largos dos años marcan una gran diferencia. Esa diferencia que tanto nos horroriza. Ella ya no puede salir sola, hace dos años podía, camina a cuentagotas y casi no asoma la nariz a la vereda. Yo le administro la plata, le llevo los remedios y está con una señora que la cuida casi todo el tiempo. Digamos que tengo una hija que nunca elegí tener, esas justicias absurdas del sistema que supimos construirnos.

Me animé a viajar tras meses de analista e invertí en ello la plata de mi última obra de teatro, que recuperé con subsidios del Estado, ése que algunos critican porque no le importa la cultura. E imagine que si un viaje ya es un despelote organizativo porque los clientes, el perro, las plantas, las cuentas, la tía neurótica que no quiere que te vayas porque si justo a tu mamá le da por morirse y la puta que lo parió… ahora es despelote al cuadrado ¡Alegría! No me quejo, eh, cuento esto para que me tengan lástima, me transformen en heroína y me retuitéen, si es sabido que los héroes vuelan con las alas de la ilusión de sus fans, por eso recomiendo no conocer sus bambalinas. En verdad recomendaría no ilusionarse porque ilusión viene de iluso pero sé que usted no puede con eso.

Estoy en shock. Por eso la verborragia. Terminé mi tortilla hace más de media hora, hay gente esperando parada para comer y yo debería pagar y desocupar la mesa. Debería dejar la zona cero pero no puedo moverme, he quedado estaqueada en la mitad del tablao. Por suerte los mozos son educados y no me pidieron todavía que me vaya. Recién retiraron el plato. (Capitulo siguiente)

Continuará…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario