viernes, 19 de enero de 2018

Capítulo 183 "DOmijncum"

CAPITUKO NATREOIR

Tomeé dormicum. Lo agarré de la colina de Sevilla antes de escapar, ante de irme casi sin decir palanra del a juala de loc locos. Pensé que era para dormir. Efectiuos olaterlaesTrastornos psiquiátricos, confusión, trastorno emocional, trastornos de la libido (alteración del deseo sexual), depresión (el uso de este medicamento puede hacer aparecer una depresión que ya existía), intranquilidad, agitación, irritabilidad, conducta agresiva, delirio, ataques de ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis, comportamiento inadecuado, dependencia física, síndrome de retirada y abuso. Copo y pego el prospecto. Ayer en málaaga se me confirmo lo que ya penssana. Amiga ahoira golpe la puerta dem i hostal pero no le puy a abir. NO. aMaiga que vin0o de Valencia y amigo de Tenerife a pasar el cupmelanos acä. Copio y pegi lo que yo escriví ayer sorbe la borasca dunrante la entrevista de el ala Chana en eso de la termica ayer en malaga;

Ella me había pedido que no me fuera todavía, con su café en una mano, su angustia existencial en la otra, mi primera noche en la colina, aquella mañana de la borrasca del 159, de posguerras en la cama, de reviros en la ducha. Yo había asentido con mis ojos inquisitivos entonces la gitana tapó el auricular del móvil, hizo esperar al abogado para decirme: ya hablaremos. Y a mi me agarró la persecuta, claro. Hacía diez minutos quería que me fuera a la mierda. ¿Qué le había pasado? ¿Por qué cambió de opinión de esa manera? Me fui a la pieza de ella y me empecé a dar manija. ¿Abogado? ¿Están hablando con un abogado? Yo usé fotos de ellos sin permiso, sí, a ella ahora la pixelo pero antes no y son situaciones que se dieron en un ámbito privado y mi amigo Eduardo me dijo que ahí te pueden hacer quilombo si no te dieron autorización. Entré en pánico. Bajé al estudio de ella a buscarlo a él para decirle que no era necesario ningún abogado y que yo no siento que haya escrito algo malo, sí olvidé preguntar los límites pero… iSi de ella hablo bien todo el tiempo! ¿O no? ¡O NO! Además seguro que él ni lo leyó, ni él ni nadie, no me lee nadie, loco!!

Entré al refugio de ella pero él ya no estaba ahí. Entonces vi la otra pintura al lado de la mía. Automáticamente miré a ver si no había cámaras ¡A dónde está el panóptico! Esta gente está jugando conmigo. ¿Cuándo había pintado esa otra? Era muy sugestiva pero yo no había estado con él. ¿O sí? Si hubiera estado con él me acordaría ¡Yo no había fumado tanto ayer noche! ¿O sí? De pronto me vino una imagen a la cabeza. (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario