domingo, 21 de enero de 2018

Capítulo 185 "Estas ganas de nada"

CAPITULO ANTERIOR

Morir por lo que una ama es más simple, más estoico que vivir soportando el rechazo de la amada. También me deshidraté, no fue sólo el dormicum. Mi amiga valenciana me sacó el ipad, me sacó del hostal y no quiere que escriba más, me llevaron a comer con mi amigo de Tenerife. Él estaba contrariado porque se vino desde allá a pasar su cumpleaños con nosotras y yo con todo este lío (del cual sabe menos de la mitad) entonces el protagonismo no era de él sino del protagonista de este blog y cuando no es él el protagonista me parece que se aburre. Mi amigo trabajó en Star Wars así que si pongo una foto con él en facebook usted va a intentar leer algunos capítulos de esto que escribo, con el desinterés y la apatía que le caracterizan, lo hará porque él es famoso y grandilocuente y estuvo con Obi-Wan y si yo tengo una foto con el grandilocuente significa que escribo bien y soy feliz. Harto sabido, decía Berkeley. Pero no serán más de uno o dos capítulos, pronto lo abandonará como abandona todo lo que hace salvo su detestable trabajo y opinar con mayúsculas por la red social (que le da colon irritable).

Estábamos en la mesa del restaurante de Plaza España, yo ya no tengo casi plata así que pagaron ellos, pedí lo más modesto que encontré en la carta porque me da vergüenza que otro me pague, igual mi amiga es grandilocuente y me ofreció todo el tiempo de todo, creo que teme tener que hacerse cargo de mi ceremonia de entierro a la fallecida. Le dije que después le iba a pagar con Shiatsu y aceptó para que me quede tranquila y coma algo. Y yo intentaba sonreír para que ella se quede tranquila y así poder escaparme a la primera de cambio. Necesito ver a la gitana. Badly. Me dieron de tomar mucha agua, amiga me sacó todo el dormicum que me quedaba, por suerte no encontró la marihuana que ligué de J. E. a quien visité antes de venirme pa el Infierno del Bosco, tiene una plantación rechula en su casa de Madrid.

Y acaba de llamarlo, mi amiga acaba de llamar al loco andaluz, porque dice que tengo que ir y hablarle y aclarar las cosas, que todo lo que me atormenta es producto de mi imaginación, pero no la atendió. Primero intentó virarme la atención, que vayamos por Willy Toledo que dice que ahora está en España y tiene su teléfono y entonces hacemos mi obra con él pero a mi en este momento Toledo no me mueve ni medio pelo. Luego me dijo que vayamos a ver a Pérez Reverte que leyó que va a estar presentando no sé qué a pocas cuadras de acá etc. Nada. Nada me movió el pelo. Mi amiga quiere cerrarme la cuenta de twitter porque parece que estuve escribiendo locuras a gente importante bajo los efectos del dormicum. Ni me fijé ni me importa nada, nada salvo estas ganas de nada menos de tí… (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario