lunes, 22 de enero de 2018

Capítulo 186 "Bendita locura la cordura"

CAPITULO ANTERIOR

Esa mañana antes del lío (mi sonrisa es forzada, la extraño)
Bendita locura la cordura, escribió alguna vez Javier Salvago. Frente a la cara de culo de Amigo Tenerife  marqué el teléfono del loco ahora desde mi móvil, obligada por María José que dice que las cosas se arreglan hablando, como si los humanos tuviéramos la habilidad de Escuchar, de Comprender, de Ponernos en lugar del otro, flor de ilusión... El restaurante estaba repleto y hacía un poco de calor ¿O eran mis nervios? El loco me atendió enseguida, me dio un vuelco el corazón, corté y solté el teléfono como si tuviera la peste. Empecé a temblar. ¿Lo ha cogido?, preguntó mi amiga valenciana. ¡¿Que lo ha cogido y has cortao?! Agarró mi móvil y miró el display. ¡Le has colgao al loco, Filoc! Yo no podía emitir palabra. Mi amigo quería YA irse de la mesa pero no se iba supongo que porque a la vez quería ver hasta dónde éramos capaces de llegar. O quizá no tenía algo más interesante que hacer o por ahí le dolían los pies porque habíamos caminado mucho esa mañana por la ciudad a la que yo ya no podía caminar sin andar mirando para todos lados perseguida.

Sonó mi teléfono sobre la mesa: Jesús Quintero llamando. Entré en pánico, se me cortó la respiración, empecé a hiperventilar y ahora no estaba mi bella gitana para ayudarme, eso me hacía doler el alma una eternidad. Mi amigo nos miraba entre espantado, anonadado, disgustado y yo panicosa intentaba explicarle que a esto había venido a Sevilla y no a papar mosca en tours por el Guadalquivir ¡A buscar acción y puntos de giro para mi relato! ¡A eso vine y lo siento mucho, te lo juro, por tu cumpleaños!


El teléfono sonaba sobre la mesa, María José me pedía casi a los gritos que lo atienda y yo no me animaba porque qué le iba a decir después de cómo me fui de la colina, después de todo lo que pasó, además me temblaba la voz, no iba a poder hablarle. ¡No puedo hacerlo, María, perdón! ¡Además mirá si la que llama es ella y no él! MAría tampoco sabía todo lo que pasó. Mi amigo miraba el teléfono, a María José, a mi, tomaba de su cocacola nervioso, intentaba persuadirnos ya algo asustado, la locura asusta a veces porque no estamos habituados a ella, sí acostumbramos decir que estamos locos, que tal ha hecho una locura pero lo decimos sobre cosas que ya están normalizadas como locuras ¿me comprende? (No) Lo que estáis haciendo no está bien ¿Pero por qué? ¡Pues porque el tío no sabe qué estáis haciendo, coño! ¡Estáis jugando con él! ¡No habéis ido de frente! ¿De frente? ¿Qué es ir de frente?, pregunté sulfurada. Mira, las dos estáis locas. ¡Coge el móvil, Filoc!, aullaba María José ya desesperada. Algunas personas de las mesas vecinas nos miraban de reojo cuasi espantadas. (Sigue a pesar de que no tengo mi ipad)
Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario