jueves, 26 de abril de 2018

Capítulo 249 "Ni pizca"

CAPITULO ANTERIOR


Corpiño osado
Vente paquí, anda, huapo, insistió ella, toda desnuda, su piel morena y suave, sus piernas abiertas de par en par que rodeaban mi cintura, firmemente, la dos sentadas sobre la silla de la lujuria. La mano de diosa todavía ahí abajo, tiraba con la otra de la manga de la camisa de Él, que se la quite. Insistía. Alguien estaba abriendo la puerta de la pieza, afuera el clima era de atentado terrorista, el Hombre estaba blanco que se nos fallecía ahí mismo, todo el mundo en pelotas pero la insaciable de Ibiza quería más. ¿Quién é Ella?, volvió a preguntar Oz, ya se había olvidado, por suerte, y otra vez obtuvo silencio como respuesta, silencio y algún que otro gritito, porque la puerta de la habitación se abría pero yo la empecé a besar de nuevo y ella empezó a acariciarme otra ve, la besaba a dónde se me ocurriera y no por nada, pasa que los libertinos me dan miedo pero son muy atractivos, contagian, porque se ven felices, dejan salir todo para afuera y eso parece que alivia, redime, vacía, libera... Ella grita, grita mucho y se ríe, expresa todo lo que siente, no esconde nada, deja salir todo para afuera, valga o no la redundancia, pero no como la Gitana, la Gitana es otra cosa, dulce, pudorosa, frágil, recatada, cuidadosa, detallista, bondadosa…

La puerta que se abre del todo y se asoma don Dragó, entonces yo le decía Dragoni, o algo así, en la colina de El Portil era tanta la gente importante, era tal el despecho que tenía, era tal la soledad que sentía, lo que menos me importaba eran sus nombres. Dragó abre la puerta y se nos queda mirando, se quita los lentes para vernos mejor, su cara de problema urgente muta a sonrisa de poker, sonrisa libidinosa, envidiosa, le echa una mirada a Él de ¡Mirá a dónde estaba el loco de la colina! ¡Le dicen el boludo! Nos mira a nosotras con unas ganas locas y la osada intensifica el jueguito. Está enferma. Yo cuando él entró me quedé estupefacta. ¡Ni una pizca de pudor!

Dragó se había cambiado de ropa, ya no llevaba el traje ni la corbata, tenía unos pantalones caqui y una remera roja, más playera e informal, ahora me caía mejor. Lo mira de nuevo a Él que acababa de sentarse en la cama, pálido, transpirado, necesito agua, suplica el loco. Se nos muere. Dragó va a decir algo. Yo de un salto desaparezco de la escena, le daría agua pero no me aguanto la vergüenza, que me perdonen, agarro dos ropas de por ahí para cubrirme y me refugio en el balcón, el balcón decorado por Ella, mi amor de la vida, mi Gitana loca, mi hermosura de mujer, mi femme fatale... Me doy cuenta de que agarré el corpiño de Rocío, que no me cubre nada, y mi remera (de Ella) de algodón finito. Empiezo a tiritar. Si no muero de neumonía hoy no me muero má. Miro para la playa, a lo lejos siguen las voces alteradas, no entiendo lo que pasa pero algo pasa, eso ya es seguro. (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario