sábado, 5 de mayo de 2018

Capítulo 256 "Volver en mi"

CAPITULO ANTERIOR

Me calmo. No importa lo que la gente piense, no importa lo que a la gente le importe, lo que importa es si a uno le importa importarle a la gente, de eso depende que puedas abocarte o no a lo tuyo, a lo que de verdad te importa. El infierno no es la mirada de los otros, el infierno es uno, la importancia que le da uno a esa mirada. ¿Por qué a uno le importa tanto importarle a los demás, Fernando? Él me sigue viendo, semisonriente, con su mano extendida, noto que tiene los dientes un poquito amarillos, tanto fumar, supongo. Agarro las dos pastillas de su mano, la amarilla y la verde, las miro unos cuantos segundos. ¿Y esto para qué es? Él se toma una de las que quedaron en su palma, guarda el resto en un frasquito de vidrio, la traga sin agua. ¿No tenes paracetamol? Suelta una carcajada, coge una de esas, mujer. ¿Pero para qué son? Pues para reponer todo lo que te has gastado. (Ahhhh).

Me lo dice con cara de doble sentido, aludiendo a la partuza de pocos capítulos atrás, pero me importa un bledo. Miro las pastillas en detalle, una de ellas tiene un dibujito, no llego a ver bien, me da que me está agarrando la chicatez de los cuarenta, parece que es un caballo, un caballo en dos patas, relinchando, y sí, esta debe ser para la energía, pienso. Pero yo necesitaría una para dormir, Fernando, no una para relinchar, otra para que me baje la fiebre, otra para volver en mi, otra para que se me vaya la angustia del desamor, esto último no se lo digo. Venga, tía, mira, que en el estado en el que te encuentras si te vas a dormir ahora mismo mañana estarás mil veces peor. ¿Sabes cual es tu animal de poder? ¿Eh?, respondo, cada vez más aturdida, cada vez más angustiada, cada vez…

Lo miro encender un incienso, en realidad es un tronquito, un pedazo de madera, lo pasea por la habitación para que se impregne el ambiente, y luego lo deja en un cuenco de cerámica, un cuenco tibetano. Me meto la del caballo en la boca. La gata también lo observa desde el sofá, se acomodó a mi lado. (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario