viernes, 25 de mayo de 2018

CAPITULO 272 "Devolveme el amor"

CAPITULO ANTERIOR

Pero la verdad termina siendo la creencia más fuerte, la creencia que se impone, ¿o no? (Respuesta loco) No, no sé si es la mentira mil veces repetida, no, para mi es la creencia más fuerte, la que se impone, o la más necesitada por los débiles mentechata, esa termina siendo la verdad. No me tires el humo en la cara por favor, si te querés morir morite vos, que a mi me gusta el sufrimiento de la vida, al menos por el momento, está interesante, abrís la ventanilla y lo tirás para afuera al humo, escuchame, arreglate un poco el pelo que lo tenés todo achatado acá adelante, dale, escuchame, si ella cree que no puede vivir sin mi, ya está, no puede. Y venirse hasta Álava desde Marbella se lo confirma, ella misma se lo confirma, agarra el auto, se hace los novecientos kilómetros bajo la lluvia, se expone a morir en el intento, llega, toda sacrificada, hasta su objeto de deseo, que vendría a ser yo, y listo. ¡Así de simple te confirmás el mito a vos mismo! ¡Mirá lo que hago por vos!, te dice con sus ojos negros angustiados cuando le abrís la puerta. ¡Lo doy todo! ¡Incluso arriesgo mi vida! ¡Todo por el amor que te tengo! Te echa la culpa de la locura en la que necesita meterse por necesidad quién sabe de qué…

Fijate que yo creo que no puedo escribir si no vengo a verte y ya está, me lo creí, no puedo escribir si no vengo a verte, y te echo la culpa a vos, que jodes tanto por la tele con que vayamos tras nuestros sueños que acá me vine, ahora correspondeme y jodete. ¿Me entendés? Somos unos enfermos. ¿Podes subir el vidrio que tengo frío? Che… el vidrio, Risita, si podes subirlo que estoy tiritando. Y si no sos lúcido te lo creés, en general pasa eso porque no somos lúcidos, te lo crees, que el otro hace esos sacrificios ridículos por vos, y entonces le debés, no se sabe bien qué, pero le debés al otro, y si no le devolvés amor o lo que fuere sos un hipócrita pelotudo porque si no querés a alguien que arriesga su vida por vos… es que no querés ser feliz... De esas neurosis esquizoides codependientes es que están tejidas las telarañas de lo vínculos, por eso yo ya no quiero que se me acerque mucho nadie. Bueno, salvo raras excepciones… ¡Cuidado! (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario