lunes, 6 de noviembre de 2017

Capitulo 125 "Sorry"

CAPITULO ANTERIOR

Parapente. Eso. ¿Si tanta necesidad de adrenalina tenía por qué no me dediqué a algún deporte de riesgo como la gente normal? A ser asesina en serie, ladrona de viejas a la salida del cajero, emblistadora de Prozac, pirata coja, maja desnuda… ¡Tantas cosas hay! Pero no, se me da por ponerme a buscar a este tipo cuya novia etc. Y a encontrarlo y a volverlo a perder porque buscarlo me mantiene entusiasmada y el entusiasmo, según Arlt, es lo único que da éxito en la vida.

Abro los ojos. Sigo sentada en el retrete. Los retorcijones han amainado. El teléfono insiste en sonar. ¿A dónde cuernos quedó mi precario Samsung? Los oídos me zumban todavía, debo haber tenido una bajada de presión. ¿En qué estábamos? ¡Ah! La muchedumbre, Quintero, su novia, Carlos Herrera y Puigdemont esperando en la librería de enfrente por mí y mi clase inmagistral sobre este blog. Agarro el teléfono, miro el display: tres llamadas perdidas otra vez del número desconocido y doce whatsapp, dos de la señora que cuida a mi mamá y diez de mi amigo. ¿Habrá estirado la pata mi mare?

Alguien golpea la puerta. ¿Muero de un infarto? (Pausa) No, todavía no. Vuelven a golpear ¡Ocupado!, respondo harta porque ahora soy como las celebrities, primero busco la fama y después reniego de ella. Me incorporo despacio. Yo no me voy a dejar ver ¡Ni loca asomo la nariz! ¿Para qué? ¿A quién le puede importar cómo fui yo construyendo esta paparruch-- ¿Marina?, me dice desde afuera una suave voz de mujer. Dejo de pestañear. Es ella. Mirando el picaporte de la puerta me dan ganas de llorar y es que yo le tengo aprecio porque fue de lo más amable conmigo siempre y ahora siento que lo que le hice fue una trastada y ya no habrá manera de componer el vínculo y entonces tampoco podré volver a parrandear con él pero es que nunca se me ocurrió preguntarles qué podía escribir y qué no a ninguno de los dos…

Y sí que hay algo jodido en todo este asunto: haberme dado cuenta demasiado tarde de que en el baño no hay papel. (Sigue)

Continuará…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario