sábado, 16 de diciembre de 2017

Capítulo 155 "El mal necesario"

CAPITULO ANTERIOR

Claramente el hombre no tiene ganas de que le rompamos las guindas. Ella me sigue mirando, arrastra la taza de café hacia mí lentamente sin pronunciar palabra ¡Perfecto!, exclamaría yo si fuera la directora de la escena. Entonces él se asomaría por detrás del diario porque qué es lo que está haciendo ella que le quita protagonismo a él y yo me daría el lujo de cagar a pedos al loco de la colina ¡Que no te muevas, Hesú! Él no me haría caso porque es rebelde y se quejaría de que el actor también debe proponer, que lo deje ser y entonces ella se brotaría porque el tipo la interrumpe justo cuando había encontrado ese estado ecléctico maravilloso brotado del maná de sus entrañas. Terminaríamos todos a los gritos, el barco hundido y sanseacabó. Los actores son el mal necesario del teatro, señora.

Necesito ir al baño pero no lo pude encontrar, balbuceo como si fuera yo culpable de un crimen imperdonable, como si tener sexo tántrico de a cuatro fuera o fuese algo malísimo… Los truenos vuelven a dar la nota y el cóctel de baño y truenos me quiere llevar de viaje a la noche anterior, a la ducha con ella y a su espalda enjabonada; al rodete mojado y a los besos que nos dimos; al momento en que le vendé el pie apenas tajeado, las dos desnudas, ella sentada sobre el bidet y yo en el suelo mojado; a la risueña discusión que mantuvimos sobre ombligos mientras yo, ebria de ella, me animaba a besárselo un poco. Pero no, no me permito ese flashback porque si no esto ya es un despelote: del pasado al presente, del presente al futuro, del futuro al camino de los sueños… y yo no soy David Lynch, mal que me pese.

Ella quiere sabé por qué la ha metido en tu bló y que si va ha hacerlo con Toledo y Campanella, dice él sin dejar de mirar el diario. ¿Toledo? ¿Cómo saben de Toledo? ¿Es que esta gente me espía el facebook? ¡Que no!, retruca ella enfadá ¡Lo que io quiero sabé é qué ha pasao entre vosotro! ¿Por qué ha regresao tú? ¿Qué é lo que ha omitido en el bloc? Ya se ha angumiao, acota él y pa qué ¡Que no me he angumiao! Te ha angumiao, repite él ¡Vale, que ia me he angumiao! Los panes en la tostadora pegan un salto, suena el móvil de ella sobre la mesa, otro trueno aconseja que vayamos cerrando las ventanas, ella se quema los dedos con los panes y él mira la pantalla del móvil de ella mientras trata de amainarla. Es que el escribiente va atrás del conflicto, intento explicarles pero no me escuchan. ¡Y vos sos el conflicto, mujer! Entonces los dos me miran. Ella da un mordisco al pan recién tostado y yo salgo corriendo al baño. (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario