jueves, 21 de diciembre de 2017

Capitulo 158 "La sconosciuta"

CAPITULO ANTERIOR

Y ahora sí que estamos ¡se calla, por favor! Ahora sí que estamos en una encrucijada de tono no menor ¡porque no tendría que haber salido corriendo en el 155 que ahora estoy acá abajo, la música suena a mis espaldas, no me atrevo a mirar si es ella, el clima se enrareció completamente y no sé cómo cuernos voy a hacer para volver a la cocina! Es lo malo de escribir viviendo, que no se puede retroceder, mijita… De punto Kafkiano en punto Kafkiano va la cosa.

Termino de cerrar la puerta del armario todavía consternada, y a la necesidad ya imperiosa de ir al baño, al cansancio extremo se suman ahora mis bronquios cerrados por el olor a pintura. Tengo que llamar a mi mamá a ver si vive, tengo que mudarme de hostal y, si no recuerdo mal, esta tarde ¿o era mañana? Hoy o mañana arriban mi agente 99, María José Murillo desde Valencia y el amigo Miguel Fuertes desde Tenerife, la primera es responsable de que yo tenga el teléfono del loco y el segundo culpable de que haya empezado con todo este asuntito. Por suerte ninguno de los dos me lee así que puedo decir de ellos la barbaridad que se me ocurra. No estaría mal echarles la culpa de todo y luego salir corriendo, no?

La música de Amelie sigue sonando a mis espaldas, me voy a dar vuelta, va a estar ella mirándome y no me voy a aguantar, voy a besar al conflicto de la saga hasta la agonía, y que me desnude de nuevo, y qu-- ¿A dónde zaído? Me doy vuelta y no es ella, es él con el móvil de ella en la mano, enajenado, algo pálido, parece que bajó apurado las escaleras y eso lo aniquiló. ¿Te sentis bien?, pregunto acercándome. Amelie sigue sonando en su mano ¿A dónde está ella?, insiste él. Niego con la cabeza, no tengo idea, estaba con vos... yo necesito ir a-- Espera, ven, ten, cógelo, cógelo… ¿Eh? ¡Que coja el móvil que etoy eperando un llamao, anda cógelo! ¿Pero y qué digo? ¡Cógelo y luego si é me lo pasa! ¿Si es quién? ¡Cógelo! Me da el móvil de ella, está bastante nervioso, como extraviado, miro el display, número desconocido. El pecho me silba, casi no puedo respirar. (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario