lunes, 1 de enero de 2018

Capítulo 167 "Otra vé pabajo"

CAPITULO ANTERIOR

¿Ya ha pasao?, me preguntó después de tenerme abrazada un momento entre el gentío, las luces de colores giraban a nuestro alrededor, reprimí la angustia, la calentura, la miré a los ojos lo menos que pude. Me animó a bailar un poco y después se encontró con más gente conocida, la volví a perder de vista. Claro, pensé, tiene la tranquilidad de los que saben que dominan, la seguridad del amado y a mi me tocó ser la amante, la que pisó el palito, la que cayó en la trampa de la permeabilidad. Sufro. Y mi psicóloga estaría de lo más contenta porque estoy aflojando pero a mi no me hace ninguna gracia.

Salí rajando, saqué el ipad de mi morral y pasé el resto del tiempo en la terraza de la disco escribiendo, ahí el sonido era menos estridente y cachaba más o menos el wifi. Creo que pude subir el 165 y me entraron 95 mensajes de whatsapp en menos de un minuto. Entonces se me acercó un muchacho con barba ¡Marina!, me dijo con su trago en la mano. Lo miré sorprendida. ¿No te acuerda de mi? ¿Tú ere la que ecribe En busca de Jesús Quintero? Su acento bastante cerrado y andalú, tendría alrededor de treinta años, morocho y canchero. Me explica cómo llegó a él, cuánto se divierte leyendo, que lo tengo de contacto en el face y lo que le costó encontrarme… Me presenta a un grupo de amigos y me invita de su caña, yo no dejo de mirarlo sorprendida y en el fondo no le  creo mucho los halagos porque me desvalorizo y porque si no se me diluye el sufrimiento que tenía acumulado para escribir el 166.


La gente que sufre es la más hermosa del mundo, los parias, los que no encajan, los que patean y siempre la tiran afuera, los que se arruinan por haber ido tras ese sueño idiota, los que inventan fórmulas que no le sirven a nadie y los más lindos, los que creyeron que la habían pegado, se burlaron de todo el mundo y después… otra vé pabajo… Camino descalza hacia la playa, pasó la nochevieja, estoy de sidra y de anécdotas hasta la coronilla, no tengo idea de cuándo volvemos a Sevilla, todavía quedan unos cuantos invitados y yo necesito soledad. Sigo despechada, encima me están saliendo canas. Todo lo que escribo es una porquería, el relato se me fue al carajo, tengo ochenta puntas abiertas, no tengo ganas de hacer teatro nunca más ni de escribir para la revista de Pérez Reverte, ayer le mandé un mensaje al director pero nunca me contestó. Y ella no está, se fue a pasar la nochevieja a Jerez con su hijo y con su mare y todavía no volvió. Es el alcohol, Marina, ya se te va a pasar, me digo y dejo que el mar me moje los pies.  (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario