sábado, 3 de febrero de 2018

Capítulo 195 "Lo único que sé"

CAPITULO ANTERIOR


Pero escuchame Estela, le dije, yo estoy a 12000 kilómetros de distancia, ¿porqué no me avisaste con tiempo? ¡Porque vos Marina dijiste que volvías en noviembre yo necesito descansar también como todas! (Pausa panicosa) La chica que cuida a mi mare tenía razón pero a veces la razón no sirve para nada porque yo sigo estando a 12000 kilómetros de distancia y todavía no tengo el final de esta mierda puta de blog. Mi amiga valenciana ya no estaba para darme un dormicum, se había ido a ver a amigo de Tenerife que jodía con hacer no sé qué mierda tour por un barrio judío. Estoy temblando, le dije a la chica pero no le importó y lo que me pregunto es por qué a todo el mundo le funciona esa boludez de victimizarse menos a mi. Realmente estaba temblando, hiperventilaba, no podía pensar bien. Su último mensaje era un ultimátum. Pasé el día de ayer hablando con mi padre, con la psicóloga de mi madre, con una amiga que conoce chicas para reemplazarla, con las chicas, con agencias de chicas y con chicas de agencia, igual no tenía con qué pagarles si le pagaba a esta lo que me demandaba. 

Salí del hostal casi llorando, sin tener todavía solución a este entuerto, en realidad no la tengo para ninguno de ellos ya se habrá usted dado cuenta: no sé por qué la Gitana me invitó a ir con ellos a El Portil, no sé por qué me dejan escribir el blog, no sé si saben que lo estoy escribiendo, no sé si él sabe que yo estuve con Ella ni si Ella sabe que él está con dos (o más) y menos sé por qué no me atiende el puto teléfono ¡QUE SÉ NADA ES LO ÚNICO QUE SÉ! Empecé a caminar, a respirar abajo para volver a tener el control al menos de mi cuerpo, de mi mente ya sé que es en vano, bueno, y de mi cuerpo también: viré sin querer queriendo hacia su casa por la calle Placentines, necesitaba abrazarla, no me importaba si era o no cierto esto que confirmé en Málaga, además tampoco era tan terrible ¿O sí? No me aguantaba no verla, como no me aguanté aquella noche en El portil: 


Me levanté atrás de Ella, seguía respirando el aire helado del mar frente a la ventana, su precioso vestidito cada tanto se le levantaba con el viento, hacía un frío de cagarse pero yo sólo verla me derretía al espiedo. Ella idealizaba a Jesús, sí, pero por alguna razón después de cinco días de ausencia se había acostado en mi cama, a mi lado, hecha una bolita y ahí se quedó dormida. Me le paré atrás, la odiaba porque se había ido, la odiaba mucho pero estaba hermosa y triste...  y se dio vuelta, y me miró dos segundos a los ojos, ojos trágicos de deseo, y me besó, como dios manda, como Alá ordena, como Perón decretaría, con esa pasión bien andaluza, no me soltaba, no me dejaba respirar y es que nos veníamos aguantando desde que llegamos acá. Me despeinó mucho, me llevó de la mano hasta el baño, abrió la ducha y se empezó a desvestir. Y como yo no reaccionaba del todo siguió con la mía, me la sacó toda, su pantaloncito a cuadros, su remera negra escohotada, mi bombacha beige, corpiño ya no tenía. Yo la miraba muerta, muerta de amor, de desconcierto, la dejaba hacer, me arrastró con ella a la insania más hermosa del mundo. (Sigue)

Continuará...





No hay comentarios.:

Publicar un comentario