martes, 13 de marzo de 2018

Capítulo 220 "El Tata aprieta"

CAPITULO ANTERIOR

Borrasca. BORRASCA. Como si yo ya no estuviera hasta la coronilla encima nos cae, como peluda de regalo, la tromba de agua. Ahora se llamó Félix, inundó Jerez en veinte minutos, cayeron sesenta litros en media hora. Nosotras estamos en una zona un poco más alta así que nos salvamos raspando pero Ella anduvo muy nerviosa porque se inundaron lugares y la Guardia Civil andaba por todos lados, lugares a dónde tiene gente conocida y por una rato los teléfonos anduvieron como el culo y no se podía comunicar con el pare de su bello niño ni con el Fulano Loco... Por suerte la cosa no pasó a mayores pero fueron dos días arduos… Y de yapa al parecer mi mare estaría acomodándose poco a poco a su nueva situación, pero todavía hay que ver cómo me las arreglo con la plata y el banco y su medicación... El Tata aprieta pero no ahorca, me dijo una amiga por el whatsapp, PERO BASTA que ya dos días que no toco el ipad y tampoco a Ella… tengo abstinencia, badly... Y a ver cómo retomamos...

La madre de la Gitana apareció por la puerta como una bendición, esto antes de la mierda borrasca pasó, y obviamente veníamos del clima perfecto, Marina con el teléfono en la mano, la inquietud de por qué me había llamado Rocío al teléfono de Ella. ¿Es que se conocen las dos gallegas? ¿Sabe la Gitana de la otra “asistente”? Hacía dos días que me pintaba y no me dejaba salir de la cama y entonces la mare irrumpía pero no pierdo el tiempo quejándome que ahora estoy en Sevilla esperando a que llegue el Loco para hablar con su abogao y después tengo que darle Shiatsu a Rocío y a dos amigas de ella, cincuenta Euros cobro por si le apetece, y luego nos vamos con el Loco para Ubrique ¡PARA UBRIQUE! Y claro que para usted Ubrique no significa nada pero ya va a significar, cuando tenga tiempo de llegar a esa parte…

Apareció su mare con que ya estaba la comida y que acababa de llegá el Javié con el niño y que anda que está con el ataque de ansiedad y lo ha tenío que cogé de la escuela otra vé... Porque el bello niño de la Gitana tiene algo que se llama TDAH, es cuando los chicos se pasan de curiosos, tienen el culo inquieto, se aburren de lo que les enseñan en la escuela y a eso le llamamos trastorno, porque van cinco pasos más allá, lo mismo le pasa a los genios, los tomamos por idiotas y luego, en quinientos años, nos da la cabecita para entender de qué iba el pobre muchacho. Mientras tanto lo medicamos o lo quemamos, por si las moscas. Y le juro que esto antes de la borrasca quedaba perfecto porque encajaba genial para irnos directo a “Aquello” y ahora se siente como relato que sobra pero en fin… Estoy podrida. Y cada vez más sola... (Sigue)

Cnotninuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario