domingo, 11 de marzo de 2018

Capitulo 219 "Una macana"

CAPITULO ANTERIOR

Entra al enorme cuarto/estudio con su móvil en la mano, rubia, ofuscada, hermosa y sin mirarme, parece que lo encendió al final, quiere decir que tanto no me quería. ¡Y anda que lo coja, guapa!, me ordena cuando dudo de agarrarlo porque por qué tendría que atender yo el móvil de Ella que me lo está extendiendo, ¿ahora soy su secretaria? Agarro el teléfono desconcertada, miro el display: Jesús, y el segundero corriendo. (Tiempo) ¿Jesús? ¿Para mi?, me digo mientras la observo eligiendo óleos para seguir pintándome, mare mía... ¡Tengo hambre! ¡Quiero salir a ver un poco el sol! Afuera ya fue el carnaval y ahora viene la Santa Semana y después vendrá Jalowín y la gente fingirá alegría y beberá y festejará pero esta mujer no me deja salir de la cama ¡Que no me deja!

Miro el móvil con resquemor. La carrera desde la casa hasta el estudio la hizo entrar en calor, hoy está lloviznando pero en Andalucía la primavera ya se deja sentir, sobre todo acá adentro que es como un invernadero, las paredes tienen enormes ventanales de vidrio y el sol y la humedad calientan desde la mañana temprano. Ella sostiene con su boca dos pinceles elegidos previa y minuciosamente, se quita la remera azul y se queda con la musculosa gris que de tan holgada, mare mía... Ahora me dice periodista al oído, es nuevo, hoy por la mañana me desperté yo primero, me tenía atrapada entre sus brazos y apenas me moví un poco se activó, yo quería ir al bañito, el baño está afuera del estudio, pero no pude porque Ella tiene como un automático, se enciende de pronto y empieza a respirarme la nuca, se va metiendo por entre mi pelo, sus manos se suman a la danza del vientre y ahí yo ya no cuento el cuento.

Es… Jesús… le digo mirándole lo que no debiera. Vale, responde, muy en lo suyo, mientras se recoge el pelo. Vale… vale, me dice la mina como si nada... ¿Hola?, respondo con la voz casi imperceptible. La Gitana me mira un milisegundo de reojo. ¿Hola?, repito un poco más alto porque si no, no nos corremos más. Y entonces la que me habla es Rocío ¡Rocío es! Que Luis, el asistente de Antonio Gala, ha llamao porque quieren saber qué chismes son los que ma contao el Loco sobre él en el capítulo 74 y que Jesús le contó sobre mi a ella entonces ella se puso a leer el blog y que cómo la metí y cuento lo que cuento si no ma dao permiso y que el abogao tiene novedades sobre lo de mi mare y que porqué me fui así como me fui si ella necesita más Shiatsu y tiene pacientes esperando bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla… En un momento dejo de escuchar, la miro a mi Gitana, ya es mía, pinta ensimismada, es una preciosura... Y si esto sigue así no tengo idea de cómo ni cuándo voy a poder retomar lo del desacertado desliz; una macana. (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario