viernes, 30 de marzo de 2018

Capítulo 232 "Al grano"

CAPITULO ANTERIOR

Afuera los fuegos artificiales se habían callado hasta el año siguiente, por la ventana se veía el cielo estrellado. Los que no se callaban nunca eran los invitados, se escuchaban sus cantos desafinados, sucede que los periodistas beodos tienen alucinaciones líricas, cantaban “Y viva España”, se turnaban para las estrofas y luego juntos le daban al estribillo. ¡Eran un horror! Y la monogamia también es un horror, me aburre, ya es oficial, pero el poliamor parece que no estaría siendo lo mío, aunque no sé si aquello que estaba por pasar entre la Sensual de Ibiza, el Loco y yo era poliamor o era más bien una orgía infiel, o simplemente un desliz findeañero producto de tanto nervio acumulado, si desde que empezó el despelote de mi mare en marzo del año pasado que me están saliendo canas.

La miré a la de ojos negros y me dio un pudor enorme, me sentía completamente expuesta sin mi corpiño, con el torso desnudo y calcinado por el sol del mediodía. Paradas las dos en medio de la habitación apenas iluminada. Él seguía ahí sentado, en la cama, mirando. ¿No podía apagar la luz el tipo? Cerré los ojos un momento. Volvió a pasar sus manos frías por mi espalda y que no, que yo no soy esta, me dije al borde del desmayo, mi fiebre insolada superaba la temperatura de Venus, lo único que me mantenía en pie era el acento de la de Ibiza que de pronto me gustaba mucho... Bueno, y su piel suave también me estaba gustando mucho si la tocaba, muy suave, porque en un momento la tomé de la cintura, seguía tiesa como un palo enjabonado pero puse mis manos sobre su cintura y entonces observé que era suave como la de la Gitana.


Yo no soy esta, volví a decirme y dejé que me pasara la lengua por el cuello, por mi oreja, pasó sus manos por debajo de mis axilas y desde ahí me acarició los terrones de azúcar, pero de otra manera, como más salvaje, poseída, era otro estilo, completamente diferente al de mi Gitana, esta parecía curtida, experta, mandada… no dudaba un segundo, sabía lo que quería: sexo, y si era explicito mejor. Olé, dijo Él, y me trajo a la Gitana de nuevo. ¿No podía decir otra cosa? ¿Teniendo tantas palabras el alfabeto tiene que decir lo que Ella me dice al oído? Ahí me di cuenta de que la quería, en ese momento, y que aunque quieras a alguien podes tenes sexo con alguien más, una cosa no quita la otra. Creo. La morocha enloqueció con el olé de Él, volvió a pasarme la lengua por los hombros, me ardía un montón pero no decía nada porque el clima de la escena a la mierda. Paró para mirarme, intrigada, porque yo no me entregaba, me miró como me habían mirado los tres exóticos aquél día en el iglú. Vente paquí, Rocío, suplicó el protagonista de la saga, con un hilo de voz. (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario