lunes, 7 de mayo de 2018

Capítulo 258 "Farza incipiente"

CAPITULO ANTERIOR

Fernando
 Y sí, una vez una amiga me dijo que por ahí era eso lo que yo tenía, dislexia, lo que vos me decís también, pero ya no recuerdo qué era ser disléxica. ¿No podes buscar en el google? ¿Tenes internet? ¿Tenés móvil? El mío no tiene datos. Yo creo que hago lo que debo y quiero, escribo, cuando puedo, y siempre me quedo con ganas, así que querer quiero, a veces tengo que cortar porque no vivo de eso y uno en la vida tiene problemas, el amor, el amor es un problema, viste, un problema gravísimo y los idiotas dicen que lo que salvará al mundo es el amor, claro, lo dicen porque nunca se han enamorado, IDIOTAS. El amor no es un problema, mujer. ¿Quién te ha metido eso en la cabez-- Bueno, Fernando, vos habrás tenido culo, para mi el amor siempre es un problema, un problema enorme es el amor, vos hablas desde tu experiencia y yo de la mía, así que como tengo problemas no escribo todo lo que quisiera pero siento que quiero hacerlo así que debo haber descubierto mi carácter y mi destino como vos decis que hay que hacer lo que pasa es que cuando escribis lo que queres y debes no te lee mucha gente, viste, a mi no me leen mucho y no sé, como que a veces me angustio también por eso…

Porque también me contaron que los genios tienen ese tipo de problemas, Fernando, que sus cabezas están en cosas importantes entonces le pifian al lenguaje, a la ortografía, al sentido común, viste, se ponen todos los días la misma ropa porque no se les ocurre perder tiempo en esas nimiedades de andar eligiendo la camisa esta o aquella, la cabeza tiene por día una capacidad limitada de toma de decisiones, ¿sabías eso vos? No es mi caso, claro, no soy genio, en todo caso genia, pero alguien alguna vez me lo había comentado a esto, seguro para que me sintiera menos peor, por lo de mi ortografía que desde chiquita que me pasa... Le preguntaba a mi mamá desde mi pieza cada palabra que tenía que escribir, si iba con B o con V, con H o sin H, ahora, entre nosotros, ¿para qué mierda sirven las reglas ortográficas? ¿Qué carajo te importa a vos si yo escribo farza y no farsa? ¿Te importa a vos eso, Fernando? ¿Insipiente y no incipiente? ¿Elije y no elige? Esta última es para hacer pisar el palito a los boludos, ¿o no? ¿Por qué elige si después es elijo? Yo a vos te quiero mucho, pero ¡¿No es ganas de jodernos la vida esos pelotudos de la academia que no tienen un carajo que hacer, Fernando? ¡NO SE ESCRIBE ASÍ, SE ESCRIBE ASÁ, FERNANDO! Ahora, escuchame, no me interuumpas que se me va, ahora incluso dicen estos boludos de corbata que la curiosidad es deseo que tiene una persona de conocer o averiguar un asunto ajeno que no le concierne o no es de su incumbencia, y no me contradigas porque lo busqué en el diccionario de la RAE. ¿Puede ser alguien tan pelotudo, Fernando? (Sigue)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario