martes, 8 de mayo de 2018

Capítulo 259 "Echa la norma..."

CAPITULO ANTERIOR

Así que me van a terminar hechando de la revista del de la RAE. ¿Te dás cuenta? Escuchame, Fernando, ¿te das cuenta o no? Que yo te dije hechando y no echando? ¿Te diste cuenta? Mirame cuando te hablo, por favor, Fernando… No, no te díste cuenta una miercoles, no lo querés admitir pero eso habla bien de mi tésis, las normas ortograficas no sirven para una miércoles. Y si hablamos de otro tipo de normas qué, qué pensas vos de las normas, mi papa dice que nos imponemos normas porque no podemos encauzár los impulsos sexuales, ¿me oís? ¿Te podes sentar que me pones nerviosa moviéndote todo el tiempo? ¿Qué es lo que estás haciendo? ¿Qué son esos objetos, Fernando? ¿Esa cosa redónda? Dice que el impulso sexual supera la voluntad de las personas y puede llegar a provocar reacciones descontroladas, obsesiones terribles. No te dije probocar porque no se me dio la gana pero ya está más que claro, la ortografía es una pelotudez digna del Oscar, Fernando. Las luchas por Helena de Troya, Sansón y Dalila, guerras más que sangrientas y todo por el impulso sexual desaforado, por la obsesión de un tipo por una mujer, el tema es si se puede o no reglamentar el instinto, yo estoy del lado de los que cree que no, no se puede, cuando se te chifla el moño se te chifla, mirá si no cuánto hace yo que estoy atrás de este tipo, que ahora ya no es Él, es Ella, ya sé, viró la cosa, pero mirá el tiempo que hace que yo vengo atrás del impulso y con tal de que no se extinga me cruzo el océano, paso vergüenza a más no poder, me dejo humillar, lo de humillar es de doble filo porque exponerte a eso te da mayor libertad, los medio pelo y los de más arriba vivimos supeditados a ese miedo y si vos te dejas humillar por motu propio ya está, sos invencible, Fernando. No es a la muerte a lo que le tenemos miedo, es a la humillacion, por eso nos importa importarle a los demas, porque si no te excluyen y tenes que arreglarte sólo, cómo puedas, en cambio si te aceptan y sos medio amiguito de la tribu no te van a dejar llegar hasta el fango, alguien habra que te de una mano, se supone... ¿Entendes que por ahi es que es la cosa? ¿Y esa botellita? ¿Aceite es? Mirá para la ventana, el cielo, ¿lo ves? Miralo, miralo… ¿Todo rosa y gris y violáceo? ¿Lo ves o no? ¿Somos seres de luz, vos qué opinas? (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario