domingo, 13 de mayo de 2018

Capítulo 263 "Ojos que no ven"

CAPITULO ANTERIOR

Y siento un gusto amargo horrible, ¿es normal? Bueno. Sí, no es simple, eh, no es fácil salir de la precariedad, lo dice Campanella, dice que un chico nacido en la villa tiene que ser un superhéroe para destacar en algo, él habla desde afuera, como yo, como todos los que hablamos de eso, los precarizados no hablan de eso, a ellos no les importa la utopía, la inclusión, no les importan esas burradas de las que hablamos nosotros. Porque aunque metas las patas en el barro de la villa miseria estás hablando desde afuera. Voy a estirar las patas, Fernando, se me están acalambrando, esperá… Dame agua. ¿No? ¿No se puede? Bueno, qué lástima, tengo la boca seca.

¿Vos pensas que sufren más que nosotros? ¿Y por qué algunos salen y otro no? ¿De qué depende que salgan? ¿No crees que cuando ayudás a alguien a salir del pozo le estás haciendo creer que no puede solo? ¿No pensás que así lo estás hundiendo peor? ¿Que ayudas a esa persona para ser importante para ella y en realidad lo estás desayudando? ¿Para que te necesite? ¿Para demostrar de lo que vos sos capaz? La dificultad siempre fue para mi un impulso, lo que me obliga a pegar el salto, pero soy blanca y me mandaron a la escuela así que no es lo mismo. Pienso que sufrimos por cosas diferentes que ellos pero la intensidad es similar, los contextos son distintos, la sensación de sin salida es la misma, Fernando. ¿Y sabes vos quiénes van a sobrevivir cuando se ponga jodido? ¡Ellos! ¡Ellos, Fernando! ¡Los precarizados! Nosotros nos morimos de ataque de pánico a la primera de cambio ¿Y vos crees que ellos se van a detener a ayudarnos? ¿A los que tuvimos la suerte de nacer en PH propio? Nos van a pisar la cabeza, a la segunda de cambio, nos van a encajar un codazo y a sacar la ropa que llevamos puesta y después nos degüellan a todos pero a los imbéciles que joden con la solidaridad y la inclusión y la voz de las sin voz... a esos les van a romper la columna pero los van a dejar vivos y paralíticos, para que sufran mucho. Abro los ojos. ¿Me escuchás? Voy a abrir los ojos porque me arden los párpados, Fernando, los abro. (Pausa) ¿Fernando? (Abre los ojos) ¿Qué haces vos acá? ¿A dónde está Fernando? (Sigue)

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario