martes, 24 de julio de 2018

Capítulo 312 "Nada más que eso"

CAPITULO ANTERIOR

Yo quería poder hacer lo que quería hacer, nada más que eso, no es que quería sufrir, no. Y a vos te suena bien pelotudo, claro, porque quién no quiere poder hacer lo que quiere, qué viva, ¡a todo el mundo le gustaría poder hacer lo que quiere! Pero no, vos no me entendés, yo no es que quería un yate, un millón de dólares, vivir de lo que me gusta, un piso con vistas a La Giralda, ser Best Seller, que Jack Nicholson protagonice mi próxima obra, NO, lo mío era más modesto, muchísimo más modesto, simplemente quería poder verla a los ojos y preguntarle qué quería de mí, nada más. ¡Entender! ¡Eso quería! ¡Entenderla! Y sí, en realidad no era tan modesto al final, tenes razón, pero, ¿por qué un día se llega hasta mi hostal, que no sé ni cómo consiguió la dirección, me deja una nota hermosa y se va, y al día siguiente me trata seca que me daba hasta miedo acercarme? Y después otra vez me sonríe y me bienviene como si yo le gustara mucho y me pide que vaya a Jerez que su bello niño etc...

Es muy sutil de lo que te hablo pero no siempre que estás con alguien estás, qué frase idiota, sí, pero es así, y yo suelo no estar nunca, no mirar aunque mire, no besar aunque bese, y eso me aleja, hace que la gente crea que no me importa, y en el fondo me estoy derritiendo, si Ella era lo que más me importaba en este mundo, es bien trágico lo que te cuento aunque no te des cuenta, Morocha. ¿Ahora tenes que ponerte crema en las piernas? Vas a encremar todo el tapizado del Volvo, no vamos hoy a Barajas, ya es retarde, mañana será otro día. ¿Me escuchás? Es que es una tragedia esto que me pasa porque no tiene salida a menos que se la encuentre. Así que me levanté y fui como pude hasta a la sala de los bolsos, con mi colchoneta a cuestas, con los nervios de punta, a donde suponía yo se estaba cambiando Ella, tenía el corazón en la boca pero fui decidida, eh, decidida a (Sigue)

Continuará...



No hay comentarios.:

Publicar un comentario